Islas Columbretes

A unas escasas 28 millas del Cabo de Oropesa, el Mediterráneo guarda una de sus pequeñas joyas: la Reserva Natural de las islas Columbretes. Un pequeño archipiélago de origen volcánico, rodeado de aguas cristalinas, al que multitud de especies animales y vegetales, algunas de ellas únicas en el mundo, dan vida y color a lo largo del año.

Las Islas Columbretes han sido, durante largos siglos, testigo mudo del paso de comerciantes griegos y romanos, de las correrías de piratas y contrabandistas, y más recientemente, del saqueo al que las sometieron los colonos.

Hoy en día recibe, de una parte, las visitas de los encargados del parque natural (equipo técnico y servicio de guardería), que se ocupan de tareas de conservación y de vigilancia; por otro lado, miles de visitantes se acercan cada año para conocer de primera mano esta maravilla del Mediterráneo, bien disfrutando de las impresionantes panorámicas que brinda, bien explorando su fondo marino, en una de las zonas de buceo más interesantes de toda la geografía europea.