Flora

En las islas Columbretes, la vegetación ha tenido que adaptarse a las particulares condiciones del medio, relacionadas con su aislamiento y características volcánicas: poca superficie, escasas lluvias aunque, a veces, fuertes tempestades, elevada salinidad, tierra excesivamente nitrogenada, larga exposición al sol... todo ello sin contar con el factor humano, que ha resultado fatal en numerosas ocasiones. Estas condiciones han originado la aparición de nuevas especies, dos de las cuales son exclusivas del archipiélago: el mastuerzo marítimo de Columbretes y la alfalfa arbórea. Por lo demás, es la sosa fina la especie predominante en la Illa Grossa. Otras plantas que destacan son el cambrón, el hinojo marino, la paternostrera y la zanahoria marina.

Habiéndose de adaptar al medio, estas plantas se sirven de la escasa lluvia para, en un corto periodo de tiempo, florecer y dispersar sus semillas. A este proceso le favorece enormemente la fertilización por excrementos de aves, así como la ausencia de herbívoros en las islas. Es por ello que, durante la primavera, aunque también con las lluvias otoñales, se puede observar una explosión de colorido y aromas.