Ruta por la Illa Grosa

Debido al desgaste de las islas Columbretes sólo se puede visitar por tierra la Illa Grossa. La visita es guiada y la duración es de 1 hora y media, en la que se realiza un recorrido de 1,4 kms. La ruta es de ida y vuelta.

El mejor momento para la visita de las islas es en las épocas de primavera y verano aunque hay que ir con cuidado y no elegir días demasiado calurosos ya que le puede coger una insolación o fatigarse fácilmente.
En la escala de Puerto Tofiño empieza esta interesante ruta por la Isla. Después de encontrarse en este punto con el guía que les acompañará, empieza el camino hacia el descubrimiento de la historia de estas magníficas islas.

Durante el trayecto se hacen diversas paradas en los miradores y el guía explica cosas muy interesantes relacionadas a la Illa Grossa y al archipiélago en general, como la formación geológica de estas, el paso del hombre por la isla, especies endémicas, etc…

El recorrido se realiza por el antiguo camino del faro, que es el único existente. Mide un metro y medio de ancho y está reforzado con piedras y hormigón para aguantar el envite de los muchos visitantes que se acercan a las islas. El comienzo de la ruta es con una pendiente ascendente de un 30% durante 20 metros.

Durante los primeros metros del paseo, si mira a la izquierda puede ver una pared en la que se ven las formas de lava solidificada y moldeada por el mar y también por el viento que la han ido erosionando. Y a la derecha puede ver la gran bahía.

La ruta con final en el faro tiene 7 paradas localizadas. Vamos a comentar lo más destacado de cada una de las paradas.

1 El Mirador de les Escales: Desde aquí se pueden ver todas las islas del archipiélago, además del cementerio de l’Illa Grossa, que se encuentra en el sur, y la Imagen de la Virgen del Carmen.

2 Escala del Rossí: Es una bifurcación. Desde ella empiezan unas escaleras restauradas hace poco tiempo que servían a los fareros cuando tenían que desembarcar en la isla y había temporal de levante.

3 El Mirador de les Casernes: Es un rellano cuya existencia consta de cuando se construyeron las casernas con una antigüedad que data de 1856. Las casernas fueron las viviendas de la gente que construyó el faro.

En esta parte de recorrido es en la que se puede observar más extensión de flora, ya que es la zona más horizontal de la isla.

Durante la estancia en el mirador y durante todo el recorrido en general, se pueden ver gran cantidad de lagartijas endémicas de Columbretes.

4 El aljibe: Este aljibe abovedado de 45.000 litros de capacidad, se excavó en la roca en 1856 y en la actualidad todavía se usa.
El agua que cae por el canal por ladera se acumula en este antiguo aljibe.
También hay una una pequeña senda que parte de aquí y lleva al helipuerto.

5 Cova del Tabac: En esta parada apreciamos los restos de la ya desaparecida cova del Tabac que debe su nombre a que en tiempos de piratas y contrabandistas escondían los alijos, mayoritariamente de tabaco, en su interior.
Después de esta parada ya se llega finalmente al faro.

6 Explanada sur del Faro: El Faro se empezó a construir en 1856 y se inauguró el antepenúltimo día del año 1859.
En el año 1916 se establecieron los turnos de quedada de los fareros, teniendo que trabajar 3 meses seguidos y 1 de descanso en la península. Además se construyó una segunda planta en el faro.
En 2009 fue acaba su última restauración y es a partir de entonces cuando se empieza a utilizar por las reservas Natural y Marina de manera coordinada, como centro de investigación.
Desde este punto del recorrido es desde donde se encuentran las mejores vistas de la reserva marina, así como de la bahía y el resto de las islas e islotes.

En la parte sur del Mirador se puede ver un antiguo horno de leña que fue construido a la par que el mismo faro. Desde este Mirador ya se entra directamente al edificio del faro y se accede al Centro de Visitantes en la primera planta del faro, ocupando la mitad de la misma.

7 Explanada norte del faro: Desde este punto se puede divisar a lo lejos y sólo en los días claros, el Parque Natural de la Sierra de Irta, el Desert de les Palmes, la Sierra Espadán e incluso el pico más alto de la Comunidad Valenciana, el Penyagolosa.
En los días más claros se puede distinguir el Parque Natural del Montgó y la Sierra del Montsià de Tarragona.

Aquí en este punto de ruta, se ve, enfrente del faro un aljibe con dos depósitos (vasos) de 60.000 litros de capacidad cada uno de ellos.
Desde aquí, en primavera y otoño, se pueden observar los delfines listados y los cormoranes moñudos a ras de mar.

Bueno, pues aquí es cuando termina la aventura que supone este magnífico recorrido por la más grande de las Islas Columbretes, l’Illa Grossa.

Para hacer el camino de vuelta, recorreremos el mismo camino a la inversa.